• ALEXANDRA DAVID-NEEL

    EXPLORADORA Y FEMINISTA

    DOMINIQUE AGNIEL, LAURE PENINSULA Ref. 9788499428703 Altres de la mateixa col·lecció Altres del mateix autor
    Orientalista, tibetóloga, cantante de ópera, pianista, compositora, feminista, periodista, anarquista, escritora, exploradora y budista son solo algunos de los adjetivos que describen a la francesa Alexandra David-Neel, una de las viajeras más célebres de todos los tiempos y la primera mujer europea...
    Ancho: 150 cm Largo: 230 cm Peso: 250 gr
    Registra't i guanya punts amb totes les teves compres. Al comprar aquest producte, podràs obtenir fins a 19 punts, amb un valor de 0,95 € per a la teva propera compra.
    Disponible
    18,90 €
  • Descripció

    • ISBN : 978-84-9942-870-3
    • Encuadernació : Rústica
    • Data d'edició : 01/01/2020
    • Any d'edició : 2020
    • Idioma : Español, Castellano
    • Autors : DOMINIQUE AGNIEL, LAURE
    • Traductors : ALAPONT CALDERARO, ROSA
    • Nº de pàgines : 216
    • Col·lecció : HUELLAS

    Orientalista, tibetóloga, cantante de ópera, pianista, compositora, feminista, periodista, anarquista, escritora, exploradora y budista son solo algunos de los adjetivos que describen a la francesa Alexandra David-Neel, una de las viajeras más célebres de todos los tiempos y la primera mujer europea que consiguió entrar —disfrazada de mendiga— en Lhasa, la capital del Tíbet, en una época en la que los extranjeros tenían la entrada prohibida a la ciudad santa tibetana.


    Nacida en 1868, los casi 101 años de Alexandra fueron intensos y llenos de una insaciable necesidad de aventura en los que no había lugar para el papel tradicional de madre, aunque sí para un personaje central en su vida: su marido, Philippe, con quien se casó a regañadientes pero al que amó durante las cuatro décadas de su matrimonio. Independiente y viajera infatigable, su espíritu libre e inquieto la llevó a recorrer tantos países como pudo y a escribir más de cincuenta libros acerca de religiones orientales, filosofía y narraciones de sus viajes, y no dudó en renovar su pasaporte al cumplir los cien años; quizá quedaba alguna aventura por vivir.

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per realitzar anàlisis d'ús i de mesurament de la nostra web. En continuar amb la navegació entenem que s'accepta la nostra política de cookies

Accepto